Etiquetas

, , , , , , ,

“Next stop September” se ha convertido en un next stop October, pero todo tiene una explicación. Y aquí viene la pequeña creación que hicimos Ángela y yo para la boda de Eve y Christian. Jamás lo leimos en público pero “Mi vida en positivo” servirá para compartirlo con el mundo.

“Cuando alguien te pide que digas unas palabras en su boda, sientes una sensación encontrada. Es una mezcla de felicidad y responsabilidad. Un pequeño reto de poder expresar en unas pocas líneas lo que sientes después de toda una vida. Así que hemos decidido contar una historia, la historia de vuestra vida….

Cuando el novio de tu amiga te pide que digas unas palabras en su boda, aunque Dani no se ha atrevido a decirlo, lo que te entra es un miedo tremendo a tropezarte en público, tartamudear o decir algo políticamente incorrecto sobre su vida y milagros desde que la conociste hace ya muuucho tiempo. Pero además de eso, Dani y yo también sentimos una sensación increíble, mezcla de nervios y alegría, por haber sido los elegidos hoy. Por eso, nos gustaría que lo que os vamos a contar os resulte igual de emocionante que ha sido para nosotros escribirlo y prepararlo. Ésta es la (mini) historia de vuestra vida, la historia de Christian y Eve. Dani, puedes empezar…

Christian Nació un 8 de septiembre de 1979 Hijo de Carlos y Geri, hermano de David y de Dany (con el que por cierto además de nombre comparto padrinos y la afición por las pelis de acción. Para mí siempre será “el Jefe”). Pocos meses más tarde en Julio de 1980 nos vimos por primera vez. La verdad es que aunque ninguno lo recordemos, ahí empezó nuestro largo camino juntos…

Eve nació el 14 de julio, justo un día antes que yo, por eso tenemos un humor y forma de ser tan asustadoramente parecidos, y las dos somos de la gran cosecha de 1980. Hija de Miguel y Mari Paz y hermana de Miquél, el pequeño Miquel, que ya no es tan pequeño, aquel que el primer día que fui a casa de Eve correteaba como un loco por los pasillos con una ametralladora que hacía un ruido horroroso. Pero lo cierto, es que nuestros caminos nos se cruzaron nada más nacer, fue más tarde…

En septiembre de 1986 nuestros caminos se cruzaron de nuevo, pero esta vez para no separarse jamás. El Pilar ha sido, es y será nuestra casa, nuestro lugar de confidencias, nuestro nexo… Te recuerdo con tu pelo rizado, tu tez blanquichurri, tus pecas y por supuesto tus tapones de la nariz, ya que no había dia que por un motivo u otro no tuvieses que utilizarlos. Fue pasando el tiempo y así entre risas, clases, fútbol sala, trastadas, y sobre todo felicidad, fuimos creciendo. Unos crecimos en altura, otros en anchura y otros en peso, pero contigo se cebó el destino. Jamás pensamos que pudieran crecer tanto tus dedos de los pies. Por favor invito al que no los haya visto que no se pierda ese portento de la naturaleza….

Nuestros caminos se cruzan por primera vez y para convertirnos en amigas para siempre en la clase de segundo de BUP del colegio Escolapios. Eve apareció con sus pendientes de aro gigantes y con los labios pintados. Algo que yo, como buena adolescente en plena etapa de pubertad, intérprete en mi cerebro como un rotundo: “fijo que esta niña es tonta”. Pero me equivocaba, me equivocaba muchísimo. Si me pongo a recordar las mil anécdotas que vivimos en el colegio sin duda me quedo con dos: Una muy rápida, las inolvidables camisas de manga corta y palmeras que Isidre, el profesor de física y química, llevaba abiertas en modo gigoló hasta casi el ombligo. Y la segunda, que Eve recordará tan bien como yo, cuando la profesora de literatura, la Tarazona, al ver el camino que llevábamos, siempre sentadas juntas y sin parar de hablar como cotorras, y teniendo en cuenta que mi trayectoria como estudiante era, voy a decir un poco peor que la de ella, me espetó en medio de clase y ante mi cara de pasmo: “Ángela, ¿qué quieres, que Eve terminé como tú? Me quedé muerta…

El tiempo pasaba y ya éramos mayores (por lo menos eso nos creíamos) comenzábamos BUP, por fin llegaban la chicas a clase. Y con ello nuestros primeros cigarros escondidos, las primeras fiestas en mi casa, alguna también en la tuya, las primeras borracheras… Pero sobre todo, para ti llegó algo que te acompañaría en el camino para siempre: Los RECRE, en los que se hizo famosa tu clásica frase de “¿tienes 5 pavos?” Algo que forma parte de la vida de muchos de nosotros y por supuesto de la gente del barrio. Quizás por eso o quizás por otra razón, decidiste prolongar esa época unos años más Garcia Hernández, Aula3, Ramón Llull  y seguro que alguno que me olvido, fueron algunos de tus destinos… En aquella época parecía que no íbamos a sacar partido de ti!!!

Nosotras esa época la vivimos con aquellas apasionantes primeras salidas a Distrito 10 y claro, nuestros primeros ligues. Recuerdo que Eve ligaba el triple que yo, así que, era divertido a la par que frustrante salir con ella. Nos encantaba también ir de compras juntas y vestirnos con la ropa de “moda”. O bueno, lo que pensábamos que era lo más y ahora, cuando alguna vez hemos vuelto a ver nuestras fotos de juventud nos hemos preguntado: ¿por qué el disfraz? ¿A qué venían esas zapatillas rojas y esos pantalones desteñidos? Esos pantalones desteñidos que Eve me ayudó a decidir si me quedaban bien en el probador de una tienda, ¿te acuerdas Eve? Y bueno, nuestra amistad siguió con los veranos en Cullera, el Estany, les tasquetes, Go, … ¡NO TENÍAMOS FIN!

Por fin aquel pelirrojo de rizos se hizo mayor, el niño se convirtió el Lord en la universidad y en Rocky para los amigos… Se convirtió en aquella persona capaz de planificar hasta que calzoncillos iba a llevar el día de su boda con 4 años de antelación. ¿Los llevas verdad? Con su camisa, su bicicleta y su cara de niño formal en la universidad. Y los cigarros fumados de dos caladas, tus whiskys con naranja y tus knock out cuando menos lo esperábamos por la noche y tu también famoso ¿ mama, cómo se pone la lavadora? Aunque por suerte para todos, tu verdadero yo siempre sale. Tu eres de esas personas que es capaz de perseguirte por medio patio diciéndote que te va a matar y cinco minutos después estar abrazándote diciéndote que lo siente. Y creedme eso no solo lo he vivido una vez…

Y claro, mientras aquel pelirrojo de rizos se hacía mayor, la morena de ojos pequeños también crecía y se preparaba para ir a la universidad. Eve siguió siendo mi gran amiga, pero nuestros caminos se separaron los últimos años del cole y la universidad, aunque seguíamos al día de todo, y nuestra complicidad siguió siendo la misma que aún hoy nos hace reír a carcajadas cuando intercambiamos mensajes de voz por whatsapp contándonos chistes, cuando me cuenta anécdotas de sus alumnos o cuando cocinamos nuestra receta especial de macarrones con chorizo. Eve adora que se los cocine cuando viene a casa.

Recuerdo aquel día en el que me dijiste que habías quedado con una chica a la que habías conocido de manera casual por una famosa Red Social Meetic uy perdón quería decir facebook. Recuerdo que estabas nervioso pero tampoco excesivamente entusiasmado. Quizás esa fue la clave, porque cuando el ansia se apodera de ti hay que tomarse 4 tilas. Lo cierto es que desde ese momento en que Eve entró en tu vida no ha vuelto a salir. Y lo entiendo, porque Eve es tu complemento, tu mitad, la persona que te equilibra aunque parezca imposible hacerlo. Quizás desde aquel instante tu ya empezaste a planear esta boda… Ni la distancia, ni los madrugones de los lunes, ni las pruebas a las que os sometéis cada día, nada ha podido con vosotros. Ni siquiera el hecho de irte a Paris a pedirle matrimonio en “secreto” (todos lo sabíamos no engañas a nadie) y no tener el anillo a tiempo (pobre del que te dijese que no lo ibas a tener y cambiase tus planes). Pero una vez más en tu vida y aunque te cuesta, supiste adaptarte y hacerlo en Javea de una manera más intima pero inolvidable para Eve. Por cierto creo que Eve debería darme las gracias por haber entrenado a tu “macho” durante tantos años en juegos psicológicos…

Recuerdo perfectamente el momento en que Eve me llamó y me dijo: “Christian Parrado Byron, como Lord Byron sí, métete en facebook y dime qué te parece”. Y nosotras, a nuestro modo guasón sin límite, nos echamos unas carcajadas a costa de Christian y la gorrita de cuadros que llevaba en su foto de perfil. (Y si no sabéis cuál es hacedme el favor de echarle un vistazo a su Facebook, no tiene desperdicio y he visto que en el último viaje a Inglaterra la llevaba puesta). Pero, hablando en serio, sólo me hizo falta conocerlo para darme cuenta que mi amiga, mi gran amiga Eve, había encontrado a la persona ideal para ella y que, aunque te suene a peloteo puntual Christian, y con permiso de Eve, sé que se casa con un tío 10 que la hará todo lo feliz que se merece por muchas razones. Muchas razones como la forma en que te ríes cuando ella te llama cariñosamente ROSCHRISLLETA o te gasta una broma, razones como el detalle de madrugar los lunes del que hablaba Dani hace un segundo, razones como pedirme hoy hablar unas palabras sobre Eve porque sabes que eso le haría feliz o la forma adorable en que le pediste que se casará contigo. (A pesar de que ella pensaba que la sorprenderías con algo en París y volvió diciendo: “pues no ha pasado nada”. Sin plantearse que después de París llegaría un momento inolvidable en Javea)

Sobre el futuro no tenemos la menor duda. Seguro que lo tendréis todo planificado. No dudamos que hoy mismo empezareis a buscar los niños, evidentemente ya sabréis en qué momento vendrán, como se llamarán, a que colegio irán y en que coche van a ir de viaje (que eso se ha adelantado). De hecho se comenta que Eve ya sabe cambiar pañales y que ha practicado con Christian alguna noche de borrachera. Así que por eso hoy hemos decidido sorprenderos y lo que parecía un discurso de dos amigos por separado, se ha convertido en la pequeña historia de vuestra vida vista desde nuestra perspectiva.

Esperamos que os haya gustado pero sobre todo que haya roto con el protocolo que teníais marcado.

Por último quería decir una cosa EVE Gracias por hacer a mi amigo, a mi hermano, feliz.

Christian, gracias, porque nunca había visto a mi amiga decir la palabra FELIZ con la energía y de la forma que lo dice desde que estás en su vida.

Os queremos. Que seáis muy felices.”

Muchas gracias Ángela por dejarme publicarlo en el blog y aunque Christian no pudo aquí os dejo una manera diferente de pedir matrimonio…

Nos leemos la semana que viene