Etiquetas

, ,

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué nos cuesta tanto decir lo que necesitamos? ¿Por qué no nos supone ningún esfuerzo trasmitir, que tenemos hambre, sueño, incluso alergia? ¿Y por qué se nos hace una enorme montaña pedir otras cosas que realmente necesitamos como un abrazo, un beso, o simplemente escuchar lo que le importas a alguien o lo orgulloso que está alguien de ti?

Hace algún tiempo descubrí el enorme efecto que tenían ciertos gestos o palabras en mi interior. Un abrazo, un beso, una palmada en la espalda, un mensaje, una llamada, un “me encanta quedar contigo”, una sonrisa o una mirada cómplice cuando quedas con alguien, un “estoy orgulloso de ti” o “admiro lo que haces”…

Pequeñas acciones que conseguían elevar mi energía, mi alegría, mi estado de ánimo, mi satisfacción y además eso hacía que el mundo que me rodeaba se contagiase un poquito de ello.

Después de mi descubrimiento decidí poner en práctica un pequeño experimento sencillo y lo llame “No name” (luego sabreis por qué). Seguro de su éxito y confiado en poder hacer un poquito más amena la vida de la gente que me rodeaba.

El plan es sencillo, todos los día tengo la misión de hacer una de esas pequeñas acciones a alguna persona de mi entorno. Pequeñas acciones que sientes pero que no trasmites porque das por hecho que la otra persona sabe que lo sientes. Pequeñas cosas que todo el mundo necesita y que somos incapaces de pedir. Pequeñas cosas que hacen que nuestro día a día sea un poquito más feliz.

Generar esta pequeña costumbre, ha convertido mi día a día en un pequeño reto además de en un constante flujo de pequeñas muestras que hacen que mi mundo sea un poquito mejor y seguramente mas agradable para las personas que me rodean.

Os invito a que probéis  vosotros también “No name”, os deis cuenta de que funciona y que poco a poco lo vayáis compartiendo para que cada vez más gente lo practiquemos y quizas pongamos un granito de arena para hacer un entorno más agradable.

¿Lo probáis conmigo?

Tranquilos que no se me olvida, para todo el que tenga intriga por saber el porque bautizarlo con “No Name”. Aquí tenéis el por qué. Una manera distinta de decir todo lo que sientes, un pequeño gesto, una pequeña acción, un regalo para alguien especial…