En momentos de duda, a todos nos vienen a la cabeza personas que nos inspiran. Unas veces no se encuentran entre nosotros, otras ni siquiera los conocemos directamente, pero en la mayoría de los casos es gente con la que compartes tu dia a día y que ni siquiera saben que te inspiran…

Mi amiga Dew es una de esas personas. En momentos difíciles,  situaciones en las que me siento extraviado, instantes en los que necesito inspiración, su imagen siempre viene a mi mente  y me pregunto  que haría ella, cómo afrontaría ella la situación…

Dew es energía en estado puro, siempre tiene una sonrisa dibujada en el rostro, una palabra de ánimo, una manera positiva de ver las cosas o simplemente una experiencia increíble que contar…

El otro día hablando con ella me contaba una de sus increíbles experiencias  y justo esa me ha servido como fuente de inspiración de este pequeño relato…

Todos los años, las tortugas marinas de cada especie se reúnen en ciertos lugares del océano para aparearse. Poco tiempo después, las tortugas marinas hembras van apareciendo en la orilla como por arte de magia, en una misma playa en la que cavan sus nidos y ponen sus huevos… Convirtiéndose en uno de los espectáculos más impresionantes jamás visto…

Reflexionando sobre esta historia , comprendí que existía un enorme paralelismo entre el camino de la tortugas y nuestra búsqueda de la felicidad… Como he dicho en alguna ocasión las ideas más sencillas  son las que más profundo se instalan en mi interior…

Las tortugas tienen que llegar a una playa, pero jamás se plantean como llegar a ella, simplemente lo saben y van hacia allí. Se aparean y emprenden un viaje hacia su playa y van llegando una a una, sin aparente conexión entre ellas pero con la convicción de que ese es su lugar.

Nuestro camino es exactamente el mismo, sabemos que queremos llegar a la felicidad pero en muchas ocasiones nos perdemos intentando buscar el como… La historia de las tortugas nos muestran que todo puede ser mucho más sencillo. Si actúas con la confianza del que sabe algo y va a conseguirlo…

Todos en nuestro interior tenemos claro cual es nuestra playa y lo mejor de todo, que ahora también sabemos que para llegar a ella solo tenemos que hacer  una cosa…

… levantarnos, ponernos en movimiento con convicción e ir hacía ella…

Gracias Dew